Extracto Forbes México – 15 Mayo – Israel López

      Transferencias lentas y límites a los retiros en efectivo tras un depósito son las consecuencias que se viven tras el ciberataque.

        ¿Cómo fue? El hackeo no fue dirigido al Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), sino a las aplicaciones o plataformas con las cuales las instituciones financieras se conectan al SPEI. Desde bancos, los ciberdelincuentes enviaron órdenes para mover dinero a cuentas falsas en otras entidades bancarias y cómplices sacaron los retiros en efectivo en docenas de sucursales

          ¿Qué bancos fueron afectados? Lorenza Martínez, directora del Sistema de Pagos del Banco de México (Banxico), reportó que cinco grupos financieros mexicanos fueron afectados. Banorte es el único banco que ha reconocido que fue víctima del ataque; asimismo, en la prensa se señaló a Citibanamex y BanBajío como algunos de los involucrados, ambas instituciones rechazaron algún hackeo a sus sistemas. Banxico también indicó que una casa de bolsa pequeña fue perjudicada.

            ¿Cuánto fue robado? Aunque la investigación sigue por medio de un análisis forense virtual y las autoridades no han fijado una cifra oficial, ha trascendido que el monto sustraído podría ser de entre 300 y 400 millones de pesos. Aunado a esto, según el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Marcos Martínez, algunas de las transacciones hechas por los hackers fueron bloqueadas y el dinero no pudo ser retirado.

              ¿El dinero de los usuarios fue tocado? Tanto Banxico como la ABM han señalado que en ningún momento el dinero de los cuentahabientes fue tocado y que las futuras transacciones están seguras.

                ¿De quién era el dinero robado? De los bancos. Con las operaciones que hicieron los hackers no tocaron el dinero de ninguna cuenta personal, sino que sustrajeron dinero de las cuentas de las empresas financieras en Banxico. No obstante, los bancos cuentan con seguros que cubren justamente los ataques cibernéticos, por lo que aparentemente no tendrán pérdidas.

                  Las consecuencias han sido retraso en las transferencias bancarias, generando molestia para los usuarios y en algunos casos el incumplimiento de ciertas obligaciones, así como la vigilancia de operaciones mayores a $50,000 pesos que tardarán 24 horas.

                    Como usuarios finales debemos siempre proteger nuestras operaciones en la banca electrónica realizándolas en nuestros dispositivos, cambiando las claves frecuentemente y utilizando una conexión a internet que NO sea pública.

                      Banxico anunció un comité especial para el tema de ciberseguridad ya que al parecer los Bancos NO estaban siguiendo todas las políticas establecidas, no existían las evidencias para asegurar estas operaciones y en nuestra opinión deberían existir sanciones para los involucrados.